Querer es poder

Interesante es considerar que todos sin excepción en algun momento de nuestra pequeña vida hemos deseado ser queridos, correspondidos, ser especiales o únicos para una persona querida. Más con el tiempo y con los conocimientos adquiridos poco a poco esta percepción va cambiando, va transmutando a una visión mas
orientada a los requisitos de la sociedad, es decir, el hecho de no permanecer en la soltería por el hecho del "que diran" o por la apatia de realizar las actividades correspondientes al mantenimiento del hogar.

Lamentablemente lo que siempre permanece constante es la necesidad. Ya sea sentimental como económica siempre estamos en función de los caprichos o gustos de otros. Por ende uno se vuelve un codependiente de una persona ocasionando con ello que nuestra libertad sea encerrada y limitada. En pocas palabras en realidad vivimos una ilusión basada en una necesidad de ser amados.

Así uno puede hacer lo imposible, lo impensable, todo lo contrario a nuestros ideales o dogmas morales. Todo ello por mantener u obtener la aprobación del otro, y con ello su amor. O mejor dicho uno cree en que la otra persona nos ama. Eso pues nos es suficiente con el simple hecho de escuchar proclamada la afirmación vaga e intangible de este hecho. Aun cuando realmente no haya una verdadera convicción de ello por quien lo dice. Todo esto debe estar impulsado por el motor del deseo, pues sin el, el amor como tal solo seria amistad, fraternidad, hermandad.

Pero el deseo como tal existe solamente cuando no se posee el objeto de interes. Ya que al obtener el éxito el deseo desaparece, es saciado y por consecuencia el amor va en declive. Entonces, ¿como mantener el deseo vigente por siempre y con ello el amor? La respuesta la tiene claramente aquella persona que permanece enamorada por siempre, que se encuentra en la busqueda eterna de ese ser complementariamente perfecto. Solo esas personas permanecen amando constantemente mientras que los demas solo creen que aman.


"El deseo muere automáticamente cuando se logra; fenece al satisfacerse. El amor, en cambio, es un eterno deseo insatisfecho." José Ortega y Gasset

1 comment so far

  1. Citlali on

    En concordancia con el título, pos pa que le digo que no si sí. Mmmm habla con sabiduría empírica, por lo que, aunque relativamente como tocho morocho, encuentro mucha razón en esto y como el amor es escencial para vivir (realmente), ahí le va una adivinanza simplona improvisada: qué necesita una flor para vivir? Pues aire (con CO2), agua (H2O, tierra (fértil) y fuego (del que se compone la estrella solar, o sea, luz amar-y-ya)  jejeje =P  Espero que todas las flores que haya sembrado en su jardín perfumen y coloreen su vida por mucho, mucho tiempo.  Saludos botánicos desde la bellis perennisación charoespacial maister.
     


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: